Micro de salud


La correcta elección y cuidado de un cepillo dental

Para que el cepillado de los dientes cumpla su cometido es preciso que se convierta en una rutina cotidiana. La regularidad es determinante así como el cumplimiento de una técnica de higiene oral depurada. Pero tan importante como respetar esta norma es si el cepillado es correcto o no. Si este no cumple su finalidad puede resultar perjudicial y dañar los dientes e irritar las encías.

La norma básica es no compartir los cepillos dentales. El intercambio de fluidos corporales que promueve el intercambio de cepillos dentales, aumenta el riesgo de contraer infecciones en quienes les comparten.

Para el cuidado del cepillo dental es necesario tener en cuenta que después de ser usado es necesario que este sea lavado con abundante agua y guardado en posición vertical. No dejarlo en contacto con las partes activas de otros cepillos o sobre superficies expuestas al polvo o sustancias que pueden estar contaminadas. Las soluciones desinfectantes no son necesarias, esta práctica puede provocar la contaminación entre cepillos si la solución se utiliza durante un período largo o si varios usuarios la comparten.

No mantener los cepillos cubiertos. No debemos cubrirlos ni guardarlos en recipientes cerrados. Estas condiciones (un ambiente húmedo) son más propicias para el crecimiento bacteriano que al aire libre.

Reemplace su cepillo dental cada 3-4 meses, o antes si las puntas de las cerdas aparecen gastadas o dobladas.

A la hora de elegir un cepillo dental es importante tener una visita previa al odontólogo, quien nos guiara sobre el tipo de cepillo especial para cada boca, quien además nos proporcionara la enseñanza de una correcta higiene.

Comúnmente se recomienda variar la dureza del cepillo dependiendo de la sensibilidad del paciente, ya que existen en el mercado variedades como suave, extra suave, mediano y duro. También es importante que nuestro cepillo dental tenga una parte activa de aproximadamente 3 cm de largo, de manera que las cerdas del mismo ocupen dos dientes de nuestra boca, esto nos proporcionara una superficie de limpieza mas segura y correcta. Las cerdas deben ser todas de la misma altura y alineadas en un solo sentido de manera de estar seguros al limpiar de haber pasado por todas las caras del diente. Los mangos de los cepillos deben ser rectos y lo mas sencillo posible así la fuerza se distribuye de igual forma en todos los dientes.

Siempre es aconsejable consultar a su odontólogo para la elección de un correcto cepillo dental.

Emilse María Belén Oviedo
M.P: 8399
Odontologa.

0 comentarios: