Micro de salud


Exceso de flúor

La fluorosis dental es una anomalía de las piezas dentales originada por la ingesta excesiva y prolongada de flúor.

Se sabe que ésta lesión tiene una distribución geográfica causada por una sustancia que contiene el agua, el fluoruro.

En la actualidad se sabe que la ingestión de agua potable, que contiene fluoruro, durante la época de formación dental puede dar lugar a un esmalte moteado. La intensidad de dicho moteado aumenta según la cantidad de fluoruro que contenga el agua.

Dependiendo del nivel de fluoruro en el agua, el aspecto de los dientes moteados, puede variar: 1) Cambios caracterizados por manchas de color blanco en el esmalte,

2) Cambios moderados manifestados por áreas opacas blancas

3) Cambios moderados e intensos que muestran formación de facetas y coloración parda de la superficie.

Los dientes afectados moderada o intensamente pueden mostrar tendencia a desgastar, e incluso fracturar, el esmalte. Algunos estudios demuestran que estos dientes presentan dificultades para sostener las restauraciones dentales.

El esmalte moteado con frecuencia se mancha de un desagradable y antiestético color pardo. Por razones estéticas es práctico el blanqueamiento con un agente como el peróxido de hidrógeno pero manejado por un profesional. Este procedimiento con frecuencia es eficaz (dependiendo del grado de fluorosis); sin embargo debe realizarse periódicamente, ya que los dientes continúan manchándose. Una solución más definitiva es un tratamiento protésico, es decir coronas o fundas dentales.

Es recomendable si observa estas manchas en sus dientes, consultar con su odontólogo quien realizará un diagnostico del tipo y grado de fluorosis y quien realizará un tratamiento acorde.


Emilse María Belén Oviedo
M.P: 8399
Odontologa

0 comentarios: